En el proceso está la victoria

Ricardo Alonso, Master Coach ICC y Entrenador Internacional en IMPEL

 

 

“El deporte tiene el poder de transformar el mundo. Tiene el poder de inspirar, de unir a la gente como otras cosas…Tiene más capacidad que los gobiernos de derribar las barreras sociales. Un deportista profesional o amateur siempre se ha caracterizado por buscar la victoria por más difícil que ésta sea”, Nelson Mandela

 

El deportista comenzará con la idea y el pensamiento de obtener el resultado que espera -que es ganar su competición-, emprendiendo el camino del esfuerzo, la convicción de superarse, la disciplina, el tiempo y la dedicación,  renunciando a toda distracción.

 

Las personas que practican algún deporte (profesional o amateur) se limitan a entender que en el proceso para llegar a sus resultados, atravesarán por una dualidad de aprendizajes (fracasos) y victorias.

 

Practicar algún deporte es movimiento, diversión, placer, miedos y satisfacciones, que dan como beneficios la salud física, mental, emocional y la imagen.

 

Considero que lo trascendental está  en el desarrollo de la persona a través del deporte, es decir, el contacto total con sus capacidades y habilidades, la posibilidad de romper límites y ganar respeto y confianza hacia uno mismo.

 

¿Pero qué pasa con el deportista cuando su observador está en ser campeón u obtener la victoria?

 

Hace unos meses tuve un Coacheé jugador de tenis. Lo curioso es que él aprendió a jugar este deporte hace cinco años. Cuando comenzó a progresar y a subir su nivel de juego, pocas personas lo creían, ¿cómo era posible que jugara tan bien?

 

Ingresó al torneo de su club privado y fue campeón (cuando había jugadores que llevaban años jugando). Él acudió a mí, ya que estaba próximo a jugar un nuevo torneo y le causaba mucho estrés jugarlo. Durante las sesiones, él estaba presionado, pues quería ser campeón de nuevo (defender su título) y los miembros esperaban que ganara otra vez.

 

Le pregunte, “¿qué hiciste para ser campeón en el torneo anterior?”, y simplemente contestó, “disfrutar y divertirme en el juego y pensar solamente en el siguiente partido que iba a tener”. Él se dio cuenta que en el torneo en el que fue campeón, disfrutaba jugar en cada partido y no tenía ninguna presión de ganar.

 

El deportista vive en una constante competencia mental y física y, generalmente, no se da cuenta de los logros que alcanza. En ocasiones, las personas que practican deporte no observan el camino que recorrieron para llegar al nivel de juego que tienen; se exigen cada día más, quieren conseguir más y no hacen una pausa para reflexionar que el máximo beneficio es vivirlo, disfrutarlo y divertirse. En el gozo se encuentra la recompensa y, sobre todo, en el vivirlo está el ganar.

 

En mi país hay un dicho  que expone, “lo importante es competir y no ganar”. Difiero en esta idea, ya que lo importante es disfrutar cada entrenamiento o cada momento en competición, sin presión o pensamientos negativos que puedan llevar al miedo. Ganar es la culminación de todos los esfuerzos que se realizaron.

 

Lo significativo en esto es convencerte a ti mismo del gran valor que tiene llegar a un sueño: el sueño de conseguir lo que nadie ha hecho. Michael Phelps (nadador estadounidense, considerado por muchos como el mejor de la historia de la especialidad), dijo que su mayor motivación era intentar ganar una medalla de oro y entrenaba para eso, resulta que ese entrenamiento lo llevó a ganar siete veces más de lo que esperaba.

 

Es necesario recordar que uno comienza en el mundo del deporte por diversión, pasión, entretenimiento, educación y cultura. Lo realmente importante es disfrutar el proceso de convertirte en mejor  jugador cada día. Para esta realización debes identificar hasta dónde has llegado y todo lo que has hecho para llegar ahí, sin importar que sea en el deporte o en la vida. El valor se encuentra en el simple hecho de que todo lo que hagas va a tener una trascendencia más profunda en tu futuro.

 

¡El verdadero héroe viene desde lo más profundo cuando sabes que estás dejando absolutamente todo para ser el mejor, para minimizar errores, para fortalecer técnicas y para generar conocimiento!Enfrentándote a enfermedad, dolor y sufrimiento, a gente pesimista, envidiosa y mediocre. Es estar debidamente enfocado y concentrado en cambiar completamente la situación que vives por una experiencia mejor.

 

El deportista y el ser humano se convierten héroes cuando se conquistan a sí mismos y a su entorno; cuando se dan cuenta que su carrera tiene un tiempo limitado y dejan un legado para ser un ejemplo a seguir.

 

Te invito a reflexionar, ¿para qué haces deporte?, ¿para qué enseñas deporte?,  ¿qué es lo que más te apasiona de hacerlo?

 

“Si una persona no tiene sueños, no tiene razón de vivir, soñar es necesario aun cuando el sueño va más allá de la realidad. Para mí, soñar es uno de los principios de la vida”,Ayrton Senna